Diario de una Gran Boda

Recuerdo perfectamente el día en que mi amiga de la infancia,desde los 6 años que nos conocemos,me decía que se iba a casar.En aquel momento me alegré mucho por ella y sentí que el tiempo pasaba muy rápido y que pasábamos de la época de fiestas y exámenes a la época de encaminar la vida a algo más importante.

Pasó el tiempo y llegó el gran día,me preparé con mis mejores galas y con nervios porque yo era una de las portavoces en la lectura de la ceremonia.

..Y aquí empezó la magia..

Llegamos al sitio,una finca preciosa con todos los detalles: velos,flores, sillas en color crema,alfombras a juego,altar decorado con atrezzo vintage..y entorno de ensueño.

Llegó la novia,una reina que entraba en su reino, ese que había creado con su estilo y empeño.Vestido de encaje y largo, con caída sútil y elegante,con detalles en la espalda de tul y flores bordadas y una cola que dejaba una estela por allí donde pasaba.

Nada más llegar se emocionó pues una de sus amigas que vivía a miles de kilómetros y con la que no contaba para ese gran día,le dio la sorpresa de estar allí..Todos notamos esa alegría que sintió al verla.

En el altar le esperaba el novio,se le notaba tranquilo y a la vez nervioso,pero muy emocionado al ver a su novia..se le escapó una sonrisa cuando la vió y le decía..estas muy guapa,tranquila que estas muy guapa.

El discurso del maestro de ceremonias fue cercano,humilde y muy humano..hablaba con palabras del día a día y hacia reflexiones muy sabias como :el amor hay que cuidarlo,el amar las diferencias es lo que une a las personas, hay que vivir el aquí y el ahora y ser felices con lo que se tiene.No podría quitar ninguna palabra de las que dijo,creo que discursos así deberíamos oírlos todos los días.

Las tres amigas nos dispusimos a leer, íbamos como flanes, pero en el fondo nos hacía especial ilusión participar en la ceremonia.Al final salieron las palabras,incluso aportamos más cosas de las que teníamos pensado..nunca las cosas salen como las planificamos,tengo que decir que las compañeras que no leyeron pero si escribieron nos animaron y nos tranquilizaron,confiaban en nosotras..gracias chicas.

Llegó la cena,una velada muy bonita,armoniosa y folclórica.Asistieron invitados que trajeron las costumbres de sus lugares para participar en la boda: jota castellana y canciones populares.

Pocos ¡¡que se besen!! pero no hacía falta,los novios se besaban espontáneamente ,era precioso verlos tan contentos y disfrutando de su día.

El ramo fue doble y no fue lanzado por la novia,no hacia falta,ella sabía a quien quería dárselo, y así hizo,las dos personas elegidas eran las mejores portadoras de ese reconocimiento por parte de ella. Mucha emoción y cariño se respiraba.

Y ya para finalizar,música pero no una cualquiera..temazos bien seleccionados que nos hicieron recordar grandes momentos de nuestra adolescencia ..Pont Aeri,Mago de Oz, Back Street Boys..creo que nadie se quedó en la silla,incluso a algunos les hizo sacar su lado bailarín profesional..escondido 😉

Llegué a casa casi molida, no podía con mi alma, menos mal que tenía las alpargatas de repuesto que me permitieron llegar a buen puerto,porque no podía dar un paso más con los tacones.Pero..que NO me quiten lo bailao!

Muchas felicidades  a los ya recién casados y deseo muchas más bodas así de especiales.

***Maravilloso vestido***

14285562_1794125204204199_770145211_o

 

 

Con amor

NereaPanera

2 thoughts on “Diario de una Gran Boda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *